libros editados

libros editados
pulsacion21@gmail.com / para comunicarse con nosotros

domingo, 21 de julio de 2013

Mundo editorial

Escritores y periodistas saquean editorial multinacional

Juan Ignacio Boido es el nuevo director editorial de Random House Mondadori en la Argentina. Reemplazó a Pablo Avelluto al frente de la filial local del grupo editorial más grande del mundo, que hace pocos meses se fusionó con otro gigante: Penguin. Días atrás se organizó un copetín para inaugurar las nuevas oficinas de la editorial y darle la bienvenida al flamante editor, que en realidad no necesitaba mayor presentación puesto que conocía a casi todos los autores, periodistas y editores que fueron hasta la sede de la editorial en San Telmo, porque Boido dirigió hasta el año pasado el suplemento Radar, de Página 12. Y, como recordó al pasar, “hizo todas las inferiores”; vale decir, laburó y ascendió en la escalera sinuosa y resbaladiza del periodismo cultural. Alan Pauls, Juan Sasturain, María Moreno, Tute, Leonardo Oyola, Maitena, Juan José Sebreli, Sergio Bizzio, Lucía Puenzo, Marcos Aguinis y siguen las firmas que dijeron presente. Lo importante, en realidad, es que algún cerebro maquiavélico de marketing o de prensa de la multinacional merece un aumento. Alguien merece ser premiado –no por seducir con copas y bocadillos; viejo truco– sino por provocar el cuadro dantesco que implicó poner pilas y pilas de libros para que los asistentes se llevaran un souvenir. Algunos arrancaron con pudor, pero las burbujas hicieron el resto. Había que ver a escritores con premios a cuestas, a autores de tanques editoriales y a periodistas que saben qué es eso de recibir paquetes de libros, sucumbir ante la tentación de llevarse ejemplares para todos los gustos. Desde literatura infantil a sesudos ensayos políticos, pasando por reediciones de clásicos en tapa dura o de bolsillo, hasta la obra completa de Borges. Los que al principio agarraban de a uno con pudor, apilaban ya sin elegir demasiado. Con ojo clínico, alguien notó que entre tanta intelectualidad, una de los primeras pilas en desaparecer fue la de las Cincuenta sombras de Grey . Una biblioteca, que parecía ajena a ese saqueo sin precedente, fue el último bastión en caer. Un colega con menos escrúpulos y más intrépido se coló en algunas de las oficinas que daban al salón para elegir un ejemplar de la biblioteca personal de un editor. En ese marco lo invitaron o forzaron a Boido para que se trepara en una silla y dijera unas palabras de ocasión. No se escuchó demasiado, pero todos levantaron la copa y aplaudieron fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario